Nuestro rol en el fútbol chileno

Nuestra relevancia en el fútbol de Chile fue creciendo de un modo bastante alentador desde nuestra refundación en 1994 ya que los pasos dados por nuestro club, desde la Tercera División local hasta nuestra primera participación continental, han sido dignos de un gigante.

Luego de tres años en la Tercera División (1994-1997) se consiguió subir al primer escalón al obtener el campeonato de esta categoría y ascender al Campeonato Nacional de Primera División B del fútbol chileno (y por lo tanto al profesionalismo). Este sería nuestro primer título y marcaría un antes y un después en nuestro club ya que, desde entonces, no dejaríamos de crecer como institución.

Nuestro primer tránsito por la sChile soccer teamegunda categoría chilena se acabaría en el 2002 cuando conseguiríamos el ansiado ascenso a la Primera División, pero esto se concretaría tras firmar un convenio de cooperación técnica y deportiva con el Club Deportivo Huachipato en el año 2001.

Finalmente, en el 2003 comenzaríamos nuestra travesía en la máxima categoría de fútbol chileno. Al ser el único club representativo de nuestra ciudad en la Primera División durante esa temporada, contaríamos con el apoyo incondicional de nuestros simpatizantes y de casi la ciudad entera. Esto derivaría en grandes resultados que nos catapultarían al ámbito internacional.

Si bien nuestro debut continental no fue mucho mejor de lo esperado, nos sirvió para ser considerados como el mejor equipo chileno del 2004, un hito de mucha relevancia sobre todo teniendo en cuenta nuestra corta historia y que recientemente competíamos en la segunda categoría chilena.

Durante los siguientes años, realizaríamos unas cuantas campañas destacadas, resaltando las semifinales del Torneo Apertura del 2006 y el subcampeonato del Torneo de Clausura del 2007. Pero no sería hasta el 2009 que no conseguiríamos nuestro mayor logro nacional al conquistar la Copa de Chile.

En el año 2012, tras una olvidable temporada, retornaríamos a la Segunda División. Pero esto sólo duraría un año ya que en el 2013 estaríamos nuevamente en la categoría máxima del fútbol chileno.

Desde este último regreso hasta el día de hoy conseguiríamos una nueva Copa de Chile.