El rol de Marcelo Barticciotto

El exjugador argentino Marcelo Barticciotto es una leyenda viva del Colo Colo, sin embargo también estuvo muy cerca de serlo en nuestra entidad ya que con él, el Club DepoMarcelo Barticciottortivo Universidad de Concepción pudo rozar la gloria de salir campeón de Primera División en Chile.

Tras vivir una extensa carrera como jugador en el Colo Colo, Barticciotto decidió abandonar el campo de juego a los 35 años y decidió enfocarse a trabajar detrás de la línea de cal como entrenador.

Su debut en los banquillos se daría en nuestro club como reemplazante de Yuri Fernández luego de una nefasta participación en el Apertura 2007, en el cual acabaríamos decimoséptimos con 4 victorias en 20 partidos.

Si bien había mucha expectativa por la llegada del nuevo entrenador trasandino, era una incógnita saber en qué zona transitaría el equipo.

La primera fase nos encuadraría con la Unión Española, el Deportivo Concepción, el Deportivo Melipilla y la Universidad Católica. Tras 9 victorias y tan solo 3 derrotas en 20 partidos, nos clasificaríamos a la siguiente fase con un fútbol que parecía mejorar fecha tras fecha.

En los cuartos de final nos enfrentaríamos a la siempre difícil Universidad Católica. El primer encuentro como visitantes seria frenético ya que, tras irnos al descanso con una ventaja de 1-3, acabaríamos el partido perdiendo por 5 a 3 en un festival de goles. La revancha en casa sería más emocionante al conseguir la clasificación en el último minuto con un gol de Fernando Solís para decretar el 2 a 0 y nuestro pase a semifinales por el doble valor del gol visitante.

En la siguiente fase nos aguardaba el Audax Italiano que, en el primer partido en casa, nos asestaría un golpe al derrotarnos por 2 a 3. Nuevamente parecía que nos quedaríamos en las semifinales, pero el equipo nos haría vibrar nuevamente cuando, tras comenzar perdiendo 1 a 0, daría vuelta el resultado decretando un inapelable 1 a 3 en el minuto 90.

Hasta allí llegaríamos, ya que el antiguo amor de nuestro entrenador sepultaría nuestras ilusiones al derrotarnos en los 2 partidos de la final.